‘Las ordenes  de valores. Consideraciones generales y tipología’, por Juan Munguira

0

La orden es el mandato o instrucción que el inversor traslada a su intermediario financiero, con la finalidad  de comprar o vender  instrumentos financieros: acciones, obligaciones y bonos.

Existen distintos tipos de órdenes que pueden ser transmitidas por diferentes canales. Existen en principio tres tipos de órdenes:

a) Limitadas. Se establece un precio máximo para la compra y mínimo para la venta. Las órdenes limitadas se pueden ejecutar parcialmente si la contraprestación no abarca la totalidad del mandato. 

b) De mercado. Se contratará  al mejor precio que ofrezca la contraparte en el instante en que se introduzca la orden. El riesgo para el inversor es que no controla el precio de ejecución. Son útiles cuando el inversor prioriza efectuar la operación al hecho de obtener un precio favorable. Se pueden introducir en periodos de subasta y en periodos de mercado abierto. 

c) Por lo mejor. La negociación se produce al mejor precio de contrapartida en el instante de ser introducidas. 

  • Existen tres modalidades de contratación de acciones: mercado de órdenes, de bloques y de operaciones especiales.
  • El mercado de bloque permite comunicar operaciones de gran calado  mientras que las operaciones especiales se notifican después del cierre del mercado
  • Para operar en los mercados de valores es necesario transmitir la orden a través de un intermediario financiero.
  • Las órdenes de valores se pueden dar en persona, por teléfono o por medios digitales.
  • La orden deben contener los siguientes elementos:
  1. Identificación del inversor e identificación de la clase de valor
  2. Finalidad: compra o venta
  3. Precio y volumen de ejecución. Si el cliente no especifica precio, será la de mercado y estará vigente hasta el cierre de la sesión en curso.
  4. Plazo de vigencia y cuentas de cargo o abono de valores y cuenta de efectivo asociada
  • Existen cuatro tipo de costes y comisiones:

I    Costes de intermediación

II   Comisiones de administración y custodia

III  Cánones de contratación de la bolsa

IV  Cánones de liquidación de Iberclear, en España

  • Antes de transmitir una orden  al intermediario financiero , se deben verificar las posibilidades de cancelación o revocación
  • Las operaciones en mercados extranjeros pueden generar otro tipo de costes.
  • En el MAB la contratación se efectúa a través de un sistema de fijación de precios, mediante la confluencia de la oferta y la demanda en un período de subasta. Este sistema permite a los inversores introducir en el sistema órdenes limitadas en precio o de mercado.

   

   *  Juan Munguira es Profesor de Mercados Financieros

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.