La socimi Vivenio demuestra su consolidación

0

Renta Corporación cerró 2018 con un beneficio neto de 16,6 millones de euros, un 33 por ciento más que el año anterior, y está impulsando su negocio tradicional de compra, rehabilitación y venta de edificios residenciales, con transacciones de otros activos y con la socimi Vivenio, que debutó en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) el pasado 31 de diciembre. Este es un extracto de una entrevista publicada por El Economista a David Vila, Consejero delegado de Renta Corporación.

¿Están satisfechos con el primer año del plan estratégico 2018-22?

El negocio va muy en la línea del plan, con un resultado, como adelantamos, de alrededor de los 16 millones de euros, y con muy buena visibilidad para el año 2019. También ha sido el año de la consolidación de la socimi residencial Vivenio, que arrancamos en abril del 2017 y que ha cerrado 2018 con 2.000 viviendas en explotación y 1.100 viviendas compradas llave en mano. Todo esto totaliza unos 480 millones invertidos, que sumados a los comprometidos llegan a 718 millones de euros.

¿En qué ha consistido esta consolidación de Vivenio?

Ha tenido un crecimiento importante en inversión y diversificación. Al principio estábamos más centrados en Madrid, fruto de donde se originaron las operaciones, pero hoy en día la cartera está en un 53 por ciento en Madrid, en un 38 por ciento en Barcelona, y también tenemos un pie en las plazas de Valencia y de Palma de Mallorca. En la parte llave en mano, también hay alguna posición comprometida en Málaga. Seguimos el proyecto que dijimos: grandes ciudades, empezando por Madrid, pero también otras importantes. Además, las 2.000 viviendas actuales están en 25 edificios, es decir, el nuestro es un modelo concentrado de explota- ción. Además, tienen una ocupa- ción que supera el 90 por ciento.

Vivenio tiene en el horizonte ampliar capital y saltar del MAB al mercado continuo, ¿con qué calendario?

El primer hito que nos hemos marcado es llegar a los 1.500 millones en activos. Ahora estamos, entre el invertido y el comprometido, prácticamente a mitad de camino. Nuestro socio principal es el gestor de fondos APG, que ha preferido seguir siendo motor del proyecto, incluso con más inversión de la que inicialmente se había aprobado. Eso debería cubrir las necesidades de financiación de este 2019, y creo que es más bien 2020 el año donde sí que puede ser, o bien de salida al mercado continuo, o bien de incorporación de algún nuevo accionista relevante.

¿APG es un aliado a largo plazo?

Este es un matrimonio bien avenido. Creo que los resultados hoy en día son buenos y me atrevería a decir que incluso hemos sido capaces de sorprender a APG en cuanto al volumen y a la actividad. Hemos encontrado un entente muy bueno, por- que ellos buscan recurrencia, seguridad, transparencia y una buena gestión corporativa. Nosotros hemos sido capaces de poner muchos activos encima la mesa, y ellos nos van muy bien porque tienen el músculo financiero que nos da fuerza para seguir creciendo.

¿Qué peso tiene Vivenio para el negocio?

Dos tercios es el negocio transaccional tradicional y un tercio corresponde a la socimi, que es negocio patrimonial. Es relevante que, en beneficio neto, estamos hablando de un crecimiento aproximadamente de un 30 por ciento respecto al año anterior; son cifras de crecimiento importantes, son magnitudes relevantes que detrás tienen mucho trabajo.

En el negocio transaccional, ¿cómo se reparten el peso actualmente las operaciones del sector residencial y no residencial?

Prácticamente estarán en un 50-50, aproximadamente. Siempre hemos hecho operaciones no residenciales, pero en 2017 se hizo una apues- ta por incorporar talento, concretamente en el equipo para operaciones no residenciales, y eso es lo que está reportando sus frutos.

Y han recuperado el reparto de dividendo después de 10 años.

En la medida en que se vayan cumpliendo las expectativas de resultados, también está previsto ir recuperando la política de reparto de dividendos, que más o menos en su día estaba cifrada en un 30 por ciento de pay out respecto al resultado de la compañía. No llegaremos directamente a esa cifra, pero lo haremos en varios años. Preferimos ser algo más prudentes e intensificar los recursos en el crecimiento de la compañía, a la vez que cuidamos al accionista.

En 2018 también diversificaron la financiación con una emisión de bonos de 16,5 millones. ¿Habrá más emisiones?

Esta emisión fue muy exitosa, cubierta con muy pocos inversores, de una forma muy rápida y a un tipo de interés muy bueno por el tipo de producto. Siempre es bueno ir diversificando en las líneas de financiación y por tanto nuestra obligación es seguir trabajando en ellas. Ahora hemos registrado una nueva posibilidad de emisión de pagarés durante los próximos 12 meses por un importe máximo de 30 millones de euros y con vencimiento en hasta dos años.

¿Qué capacidad de inversión tiene la compañía?

Es ilimitada, si encontramos buenas oportunidades. Si son activos residenciales en explotación, van al área patrimonialista de la socimi, y si es una operación transaccional, hasta 15 millones o 20 millones, lo hacemos por nuestro propio balance, y si son operaciones más grandes, invitamos a otros inversores a participar. Es importante el tamaño de las operaciones, porque el trabajo de tramitación, como tasación y escrituras, es el mismo para una operación de un millón que para una de 20 millones.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.