Algunos consejos para que pequeñas y medianas empresas coticen en Bolsa

0

Si eres una pequeña o mediana empresa también tienes la posibilidad de cotizar en bolsa. Laura Sacristán, directora de la Oficina Comercial de BME, señala los beneficios que tiene esta acción y cómo nos puede ayudar el operador.

Cuando hablamos de salidas a bolsa o de subidas y bajadas en el famoso parqué siempre nos vienen a la cabeza las grandes empresas del Ibex 35 o aquellas que cotizan miles de millones de euros. Lo cierto es que las pequeñas empresas también pueden prepararse para cotizar en la bolsa española, lo que tiene diversos beneficios para las mismas. “Las compañías acuden a los mercados en busca de financiación, pero los beneficios asociados a ellos son muy numerosos e interesantes a medio y largo plazo”, explica Sacristán.

Liquidez para los accionistas, valoración diaria y objetiva de la compañías, prestigio e imagen de marca, acceso a la comunidad inversora, apoyo en la internacionalización, profesionalización de la gestión empresarial o incentivos para los trabajadores son las principales ventajas que destaca la experta.

Requisitos y pasos para entrar en bolsa

Antes de nada, apunta Sacristán, las compañías que quieran acudir al mercado para captar financiación necesitan construir un ‘equity story’ o propuesta de inversión atractiva, es decir, “no se trata sólo de plasmar los resultados económico financieros, sino de explicar de forma atractiva, clara y concisa el proyecto empresarial”.

Para ello, el BME facilita una guía con la que aportar esta información en seis pasos:

  • ¿Qué soy?: Un minuto dedicado a contar la introducción al negocio, los objetivos, una breve historia de la compañía y en la situación que se encuentra en la actualidad.
  • ¿Qué obtengo?: Dar a conocer el comportamiento financiero reciente, las tasas de crecimiento, rentabilidad y entendimiento nos llevará tan sólo dos minutos.
  • ¿Cómo lo obtengo?: Tres minutos se dedicarán al proceso de desarrollo del negocio, incluyendo el mercado al que pertenece tu actividad, el producto que comercializas, las oportunidades con las que cuenta, así como las ventajas competitivas del mismo.
  • ¿Qué voy a hacer en el futuro?: Tres minutos deberán ser suficientes para dar a conocer la estrategia de crecimiento orgánico y la vía de adquisiciones.
  • ¿Dónde estaré en unos años?: Siguiendo con lo anterior dos minutos se deberán dedicar a contar las metas que tienes y los objetivos que te has planteado.
  • Razones para invertir: Por último y en tan sólo un minuto, tendrás que convencer al inversor de que es una buena oportunidad de negocio.

 

Además, para Sacristán el cumplimiento periódico de los planes previstos, la cercanía y el fácil acceso a los responsables y gestores de la compañía “generan una confianza muy valorada por todos los inversores en el mercado”.

En cuanto al acceso al mercado bursátil, es un proceso en el que se debe cumplir una serie de requisitos previos, como es ser una Sociedad Anónima o tener un valor de mercado de 6 millones como mínimo, así como una elección posterior del procedimiento que mejor se ajuste a las necesidades de las empresas.

La iniciativa de BME que te ayuda a salir a bolsa cumple dos años. En el caso de que quieras comenzar en el mundo bursátil, desde abril de 2017 BMEcuenta con BME 4Companies, una iniciativa que busca, tanto acompañar a las empresas en su participación en los mercados como en su incorporación al mismo. 

“Este proyecto está dirigido, no sólo a las empresas que ya están cotizando, sino también a aquellas que inician su proceso de admisión a negocios y a las que tienen en sus planes hacerlo”, apunta la directora.

Dentro de este proyecto se enmarcan distintos servicios como son el de la formación, la organización de encuentros con inversores, la liquidez de los valores o la ayuda a la difusión, así como otros subproyectos como es el dirigido a startups y pymes que tienen pensado entrar en el mercado de valores.

Además, “cuando hablamos de mercado no sólo nos referimos a la bolsa, también a la renta fija y a los mercados alternativos dirigidos a compañías de menor dimensión como son el MAB o el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija), en el que los requisitos de acceso están adaptados a su tamaño”.

  • Más información en byzness.elperiodico.com

 

 

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.