Los probióticos de AB Biotics, en la cesta de la compra

0

AB Biotics, la compañía biotecnológica fundada por Sergi Audivert y Miquel Ángel Bonachera, ha marcado un nuevo hito: ha empezado a comercializar sus probióticos como ingredientes en la industria alimentaria con un acuerdo con la firma belga Pur Natur para enriquecer sus yogures bío.

Audivert explicó que la firma ha apostado hasta ahora por diversificarse en clientes y en países (tiene 78 acuerdos de licencia con compañías farmacéuticas de 66 países) y por diversificarse también por canales, entrando en la industria láctea como componente de yogures y en una segunda fase en alimentación infantil, para enriquecer la leche maternizada.

Los probióticos de la firma se venden en farmacias y ahora también en yogures bio

AB Biotics fue fundada en el 2004 por Audivert y Bonachera como spin-off de la UAB. En sus primeros años, explica Bonachera, la firma se centró en la investigación y desarrolló una decena de productos, con 190 patentes que los protegen en los principales países del mundo. Hoy la firma destina anualmente un millón de euros a I+D y tiene 17 estudios clínicos en marcha, con 1.500 pacientes, que podrían permitirle hasta doblar su actual cartera de productos.

Desde el 2013 la empresa se ha centrado en comercializar sus productos, con un bache en el 2016 que obligó a reestructurar la empresa: “Habíamos reforzado nuestra plantilla para impulsar la expansión comercial, pero tuvimos que retrasar los lanzamientos porque muchos países clave tardaron mucho más de lo previsto en aprobar el registro de los fármacos”, explica Bonachera. Así, mientras en Europa el registro es casi inmediato, la firma ha llegado a tardar cuatro años en obtener el registro en países como Corea o Malasia.

El ajuste de personal y una ampliación de capital permitieron a la firma reequilibrarse de nuevo, y su crecimiento se disparó a partir del 2017, hasta los 7,2 millones de euros de ventas, con Rusia como primer mercado y ebitda o beneficio operativo positivo. La firma, que cotiza en el MAB, no ha publicado aún sus resultados del 2018, pero analistas como GVC prevén un crecimiento de las ventas del orden del 70% y beneficios. Este año, aseguró Bonachera, la firma tendrá en sus cuentas el impacto del acuerdo con la japonesa Kaneka, ahora su principal accionista con el 37,7% del capital, que tiene la licencia de sus probióticos para Estados Unidos, Canadá y Japón.

En los próximos años la firma se plantea también fabricar sus propios productos, un proceso que ahora subcontrata. “Estamos creciendo mucho y ya damos trabajo a más de una planta. Y la fabricación se lleva ahora el 60% del coste de nuestros productos e internalizarla nos permitiría recuperar alrededor del 30% del margen”.

  • Noticia publicada por La Vanguardia
Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.