Mubadala negocia la venta a Carlyle de un 30% de Cepsa tras el fracaso de la OPV

0

Se activa un plan B tras el fracaso en la salida a Bolsa de Cepsa. Mubadala, uno de los fondos soberanos de Abu Dabi y dueño del 100% de la petrolera española, valora actualmente la posibilidad de retomar la venta de una participación de Cepsa a algunas de las gestoras de fondos que han mostrado interés, con la irma de capital riesgo estadounidense Carlyle como principal favorito.

Mubadala ha recibido a través de su banco asesor Rothschild el interés de al menos tres gestoras, entre las que se encuentran Carlyle, Apollo y Macquarie, y de un posible socio industrial, la energética de origen holandés Vitol, según confirman varias fuentes empresariales y conocedoras de las negociaciones. Algunos de estos nombres ya se interesaron por la opción de adquirir una participación antes de la salida a Bolsa, una alternativa que también estudió Blackstone pero que descartó.

Las conversaciones caminan hacia una venta de alrededor del 30% de Cepsa a un precio en línea con lo que Mubadala solicitaba en la malograda salida a Bolsa (OPV, en la jerga) prevista para el pasado 15 de octubre. El fondo emiratí valoró entonces a la energética española entre 7.000 y 8.000 millones de euros. Por eso, la intención es alcanzar al menos 2.100 millones por esa transacción.

Las fuentes conocedoras del proceso indican que Mubadala mantiene abierta una complicada opción de salida a Bolsa para Cepsa y que se intentará cuando haya una oportunidad en los mercados. Alguno de estos conocedores del proceso señalan que incluso las dos opciones (la de la venta de una participación a un fondo y la de la OPV) podrían ser compatibles si existen las condiciones favorables en el mercado. Esa vía ya la tomó Aena en su debut bursátil de 2015, al acordar previamente con varios inversores institucionales colocaciones significativas. Tampoco es descartable una asociación de fondos.

Sin embargo, la incertidumbre en el mercado que obligó a cancelar el estreno de Cepsa en octubre no se ha disipado. En España se frustraron otros intentos como el de Azora o el de Testa (que inicialmente recayó en el Mercado Alternativo Bursátil) y en Europa 10 de las 24 salidas previstas de junio a octubre se cancelaron, como fueron los casos de Volvo Cars, LeasePlan o del grupo portugués Sonae.

La entrada de Carlyle como minoritario seguiría el ejemplo de CVC en Naturgy, interesados en ser accionistas activos

Estas fuentes señalan que Carlyle siempre ha sido el favorito para hacerse con una participación, ya que Mubadala ha sido accionista estable del fondo en el pasado y ambas entidades mantienen una relación luida. A su vez, Carlyle es una gestora que apuesta en gran medida por el componente estratégico del sector energético. Esta irma de capital riesgo, creada en 1987 en Washington DC (EE UU), controla activos por valor de 186.000 millones de euros. Entre sus ichajes se han encontrado varios altos funcionarios de diversas Administraciones de EE UU, entre los que des- tacan el recientemente fallecido expresidente George H. W. Bush; James Baker, exsecretario de Estado, o Frank Carlucci, exsecretario de Defensa.

La entrada de Carlyle como minoritario seguiría el ejemplo de CVC en Naturgy, de la que controla el 20%. Según fuentes empresariales, estos fondos no están tan interesados en ejercer la gestión como en ser “accionistas activos” para sentarse en el consejo, “meter presión” y opinar sobre directivos y posibles ventas de activos.

Tras la operación frustrada de la petrolera, Mubadala decidió mantener el compromiso que incluyó en el folleto de renovar la presidencia. Por eso, hace unos días acordó el nombramiento como presidente de Musabbeh Al Kaabi en sustitución de Suhail Al Mazrouei, ministro de Energía de los Emiratos Árabes. Al Kaabi es, a su vez, primer ejecutivo del área de petróleo y petroquímica de Mubadala. Cepsa cuenta con Pedro Miró, directivo con 40 años en la firma, como vicepresidente y consejero delegado.

El emirato, presente en Cepsa desde 1988, se hizo con el 100% de la españo- la en 2011 a través de IPIC, el ya desaparecido fondo petrolero que controlaba el 47% de la compañía, to- mando la participación en manos de la francesa Total y excluyéndola de Bolsa. En esa oferta valoró la empresa en 7.500 millones de euros. Ahora, desanda el camino para pilotar la histórica firma española, fundada en 1929, sin necesidad de poseer todo el capital.

Compartir.

Sobre el Autor

Comentarios están cerrados.